Entrenamiento funcional: ¿en qué consiste?

El entrenamiento funcional lo que busca es conseguir una rutina de ejercicios que sea útil a cualquier persona, sea deportista o no.

El entrenamiento funcional es un tipo de entrenamiento que modifica los objetivos tradicionales del entrenamiento clásico, que estos solían ser o los del alto rendimiento deportivo para deportista de élite, por lo que el entrenamiento de fuerza que estos empleaban tenía como objetivo lograr las mejores condiciones corporales para la competición en las diferentes disciplinas, o bien los de la musculación tipo culturismo cuyo objetivo central era conseguir el máximo desarrollo del músculo con un enfoque más estético que funcional. En cambio el entrenamiento funcional lo que busca es conseguir una rutina de ejercicios que sea útil a cualquier persona, sea deportista o no, y que estos entrenos le ayuden a estar en forma para su día a día.

Entrenamiento funcional: características.

  1. El entrenamiento funcional debe perseguir el objetivo de ser útil para cualquier usuario, que le ayude a ser más eficiente y saludable en los movimientos de su día a día.
  2. El entrenamiento funcional busca trabajar los músculos a través de la imitación de la cotidianidad, es decir, que los ejercicios que se desarrollen repitan parámetros similares a los de determinados movimientos cotidianos, como caminar, saltar, subir escaleras, levantar cargas, arrastrar, etc.
  3. Para que se pueda considerar un entrenamiento como funcional, este debe ser capaz de involucrar a todos los músculos del cuerpo y los ejercicios no deben trabajar los músculos de forma aislada.

Entrenamiento funcional, aprende a identificarlo.

Para identificar si estás realizando ejercicios funcionales debes observar si cumplen las siguientes características:

  1. No los realizas sentado. Intenta realizar tus ejercicios en posición de pie. Cuando el cuerpo se encuentra apoyado, deja de trabajar la musculatura estabilizadora. Sin esta participación, se consiguen músculos fuertes pero acoplamientos débiles.
  2. Son ejercicios de peso libre y no analíticos: Selecciona ejercicios con pesos libres como barras, mancuernas, kettlebells, balones medicinales, etc. Las fuerzas y estímulos recibidos serán mucho más naturales que los vectores de fuerza modificados en las máquinas.
  3. Introduce inercias y aceleraciones. En el manejo de inercias, los músculos realizan un trabajo diferente ya que se ejecutan frenadas excéntricas o contracciones rápidas, estímulos importantes para conseguir nuevas adaptaciones de fuerza.
  4. Piensa de forma global. Los movimientos en los ejercicios de un entrenamiento funcional deben ser generales, es decir, multiarticulares, ejercicios que generan una mayor coordinación intermuscular y son capaces de movilizar mayores cargas y, por tanto, de aplicar estímulos más intensos.

Lidia Castillo – SportLife

DESMONTANDO LOS MITOS DEL ENTRENAMIENTO CON PESAS PARA MUJERES.

DESMONTANDO LOS MITOS DEL ENTRENAMIENTO CON PESAS PARA MUJERES.

Aunque cada día son más las mujeres que optan por entrenar con pesas, lo cierto es que la sala de musculación sigue siendo territorio inexplorado para muchas. Y en la mayoría de los casos es debido a las falsas creencias como «si toco una mancuerna me voy a poner como Thor» o simplemente por falta de información.

Para aclarar conceptos y los grandes mitos que circulan alrededor del entrenamiento de pesas en mujeres, explicamos por qué el entrenamiento de fuerza en mujeres es más que necesario y unas cuantas razones para que vosotras, las mujeres, paséis más tiempo en la sala de fitness.

«El cardio es mejor que las pesas para bajar de peso»

Horas, horas, horas y más horas pasadas sobre la cinta de correr buscando perder peso o «quemar la hamburguesa que me he comido el fin de semana» deben llegar a su fin. No estamos diciendo que el entrenamiento cardiovascular sea inútil (porque lo cierto es que beneficia a nuestra salud de muchas formas) ni que no queme calorías (que, evidentemente, las quema, como cualquier otra actividad física o deportiva). Pero optar por solo y únicamente hacer cardio es un grave error si lo que buscamos es perder peso.

El entrenamiento de fuerza, acompañado de una dieta adecuada a nuestras necesidades, nos permitirá crear masa muscular que, como hemos dicho en anteriores ocasiones, es el mejor «quemagrasas» que existe. La masa muscular requiere de energía para mantenerse «viva»: es decir, que consume calorías simplemente por el hecho de estar ahí. Ninguna carnitina o suplemento quemagrasas hace eso.

«Si entreno con pesas me voy a poner como Thor»

 «No quiero verme masculina» o «en cuanto toco un par de mancuernas se me ponen los hombros como cocos» son dos de las frases más escuchadas cuando sugerimos que una chica debería entrenar con pesas. Pues falso. La menor cantidad de testosterona que tienen las mujeres en relación a los hombres hace que crecer muscularmente sea más complicado.

«Si entreno con pesas me voy a hacer daño y me voy a lesionar»

 Pues depende, como todo, pero esto no es exclusivo del entrenamiento con pesas: también puedes lesionarte al salir a correr o al llevar una mala posición en la bicicleta de spinning. Lo más importante a la hora de entrenar con pesas, sobre todo si eres principiante, es que conozcas bien la técnica de los ejercicios que vas a llevar a cabo: esto, sumado a un buen calentamiento y movilización de las articulaciones y a la elección de un peso correcto es lo que te va a garantizar que no te lesiones.

Es más, el entrenamiento de fuerza puede ayudarte a recuperarte de lesiones anteriores y a protegerte frente a lesiones futuras. Gozar de un buen tono muscular nos ayudará a proteger las articulaciones que suelen sufrir más en otros deportes, como por ejemplo el running: unas piernas bien entrenadas con ejercicios de fuerza protegerán nuestras rodillas, el habitual punto débil de los corredores.

 «Entrenar con pesas solo es útil si quieres ser culturista»

 Al contrario: el entrenamiento de fuerza es importante tanto para mejorar en otros deportes (como hemos dicho anteriormente, en el running, por ejemplo) e incluso para mejorar nuestra salud en general. En el caso de las mujeres es especialmente importante a la hora de reducir las posibilidades de sufrir osteoporosis: el estímulo del entrenamiento de fuerza mejora la densidad ósea, sobre todo en la mujer.

«Entrenando con pesas no tendré un cuerpo femenino»

Quizás no te suenen las palabras «recomposición corporal», pero son de suma importancia si tu objetivo al entrenar es estético. La «recomposición corporal» es, básicamente, perder grasa y ganar músculo (que es lo que buscamos la mayoría al entrenar) al mismo tiempo. Y esto se consigue con entrenamiento de fuerza y algo de cardio (especialmente HIIT).

Para conseguir este objetivo de perder grasa y ganar músculo, es necesario basar el entrenamiento, sobre todo, en ejercicios multiarticulares realizados con peso libre (los básicos de entrenamiento como las sentadillas, peso muerto…), además de cuidar mucho la alimentación. Lejos de conseguir un cuerpo masculino, lo que se consigue con este método es acentuar las formas del cuerpo femenino.

Estos son solo algunos de los grandes mitos alrededor del entrenamiento de fuerza en las mujeres que esperamos haber aclarado. Chicas, perded el miedo a las pesas: tienen muchos más beneficios de los que pensáis y os ayudarán a conseguir vuestros objetivos.

Motivos para no dejar de ir al gimnasio en Navidad.

 

Mantener el hábito de ir al gimnasio no resulta siempre fácil, especialmente en determinadas épocas. La Navidad, sin duda, es una de ellas, porque es un tiempo de excesos que nos invita a pensar que no pasa nada por hacer una pausa en nuestra rutina de ejercicios, y que podemos entregarnos durante unas semanas al placer de los turrones y el cava sin que nada importe. Pero lo cierto es que hay buenas razones para que no abandones el gimnasio durante este mes lleno de fiestas.

Es bueno para tu salud física y mental

La Navidad está estrechamente ligada a las largas sobremesas y a las tardes de sofá, a las largas reuniones en salones familiares o alrededor de una mesa de comedor. En este preciso momento, la rutina de ir al gimnasio será una gran aliada para tu salud que te hará sentir bien a nivel físico y mental. Te ayudará a reducir el estrés que también puede acompañar los preparativos y eventos que se suceden en estos días, hará que duermas mejor, y te permitirá mantener un espacio propio dentro de la vorágine social que acompaña a estas fechas.

Cuesta menos perder un hábito que ganarlo

Si te costó tomar la decisión de empezar a ir al gimnasio y conseguiste crear el hábito con esfuerzo y constancia, no pierdas ahora lo que has conseguido. Si quieres, puedes reducir la frecuencia con la que acudes al gimnasio durante estos días, pero no lo abandones. Y los días que vayas, busca el apoyo de aquellos compañeros que, al igual que tú, quieren seguir manteniendo el buen hábito de hacer ejercicio.

El ejercicio físico te ayuda a compensar los excesos

Seguro que ya te has propuesto no comer en exceso durante los próximos días. No queremos desanimarte y que abandones tus buenas intenciones, ni mucho menos. Es muy importante comer con cabeza, especialmente en los días clave, para que nuestro cuerpo no sufra con los excesos. Pero lo cierto es que lo inevitable es que acabemos ingiriendo más calorías de las habituales, y seguir realizando una actividad física regular nos ayudará a evitar que las grasas de más se instalen en nuestro cuerpo.

Te ayuda a eliminar toxinas

En Navidad comemos más grasas, azúcares, alimentos salados que el resto del año. También suele aumentar el consumo de alcohol. Es decir, que nuestro cuerpo no solo recibe calorías extra, sino también numerosas toxinas que está deseando eliminar conforme llegan a él. Procura que tu alimentación sea lo más sana y equilibrada posible, para reducir las toxinas que llegan al cuerpo; y no dejes de realizar ejercicio físico, que será imprescindible para eliminarlas de manera eficaz.

Un objetivo menos para el nuevo año

Apuntarse al gimnasio es el objetivo que ocupa el primer puesto en la lista de buenos propósitos para el año nuevo. Si abandonas ahora, tendrás que volver a ponerlo en la lista. En cambio, si no dejas de ir, sabrás que tienes un objetivo cumplido de antemano. Esto, inevitablemente, hace que tu autoestima suba como la espuma y que te permitas centrarte en el siguiente buen propósito de tu lista.

No perder lo que has conseguido

Si ya llevas un tiempo haciendo ejercicio, tu cuerpo habrá cambiado a mejor. Y aunque es posible que ahora te cueste apreciar los cambios, lo normal es que se hayan producido. Si mantienes durante estas vacaciones algún tipo de rutina deportiva podrás mantener los logros que habías conseguido y no perder tono muscular.

 

Por Cristina Soria, us.hola.com

 

 

10 alimentos que activan el metabolismo y mejoran tu estado de ánimo.

El metabolismo es el mecanismo que tiene nuestro cuerpo para transformar los alimentos que ingerimos, en energía.

No se trata solo de hacer la digestión, sino que controla procesos como la renovación celular, la respiración, la circulación de la sangre, y el equilibrio hormonal.

Si el metabolismo está decaido y no funciona correctamente, produce fatiga, fallos musculares, piel seca, sube el colesterol, aumenta la facilidad para engordar, e incluso puede provocar depresión. Al contrario, si el metabolismo está bien activo y funcionando a pleno rendimiento, te sientes con más energía, mejora el estado de ánimo, y se favorecen procesos como perder peso.

Vamos a ver 10 alimentos para activar tu metabolismo y mejorar el estado de ánimo, recomendados por los nutricionistas:

Pimienta de Cayena

¿Alguna vez te han dicho que si tomas pimienta de cayena, te suben los colores? Es verdad. La pimienta de cayena tiene capsaicina, una sustancia que ayuda a convertir la energía de las células en calor. Este aumento de la termogénesis, ayuda a activar el metabolismo.

El té verde

Incluido en innumerables dietas para adelgazar, el té verde contiene antioxidantes, catequinas, cafeína y polifenoles, que reactivan el metabolismo. Sin embargo para que sea efectivo hay que tomar 2 o 3 cucharadas de té verde (en infusión) al día.

Pomelo

Los pomelos son ricos en naringenina, una flavanona que ayuda a reducir los niveles de insulina de la sangre, y previene el envejecimiento. También tiene vitamina C, que ayuda a quemar grasas. Es uno de los mejores alimentos para activar el metabolismo.

Limones

Los limones son los limpiadores de la Naturaleza, en más de un sentido. Poseen enzimas y vitamina C que ayudan a expulsar las toxinas y a limpiar el hígado, con lo que se consigue que el metabolismo de nuestro cuerpo rinda mejor.

Los nutricionistas recomiendan consumir un zumo de limón antes de desayunar, nada más levantarnos. Pero es beneficioso a cualquier hora del día.

Jengibre

Como la pimienta de cayena, el jengibre es muy picante, lo que significa que aumenta la termogénesis de las células. También es un vasodilatador: dilata nuestras arterias favoreciendo la circulación de la sangre. Uno de los mejores alimentos para activar el metabolismo.

Manzanas

La manzana es rica en fibra soluble y favorece la digestión. Ayuda en el proceso metabólico, permitiendo que sea más eficiente.

Canela

Varios compuestos y antioxidantes presentes en la canela, ayudan a reactivar el metabolismo. Los efectos se notan tomando una cucharadita de canela durante 20 días.

Almendras

Como la leche de vaca (de hecho también hay leche de almendras) este fruto seco tiene abundante calcio, que junto con los ácidos grasos Omega-3, favorecen el funcionamiento del metabolismo. Diez o doce almendras antes de dormir no solamente son un placer, sino que te ayudarán a dormir mejor.

Café

Denostado durante décadas, los médicos están redescubriendo las increíbles propiedades del café para cuidar nuestra salud. Gracias a la cafeína, el café reactiva neurotransmisores que potencian nuestro metabolismo.

Brócoli

No solo ayuda a adelgazar, sino que contiene calcio, un eficiente reactivador del organismo, y vitamina C, que ayuda a reabsorber mejor ese calcio. Es uno de los mejores alimentos para activar el metabolismo.

 

 

Falsos mitos del entrenamiento con pesas para las mujeres.

Aunque cada día somos más las mujeres que optan por entrenar con pesas, lo cierto es que la sala de musculación o las clases de tonificación siguen siendo territorio inexplorado para muchas. Y en la mayoría de los casos es debido a falsas creencias como «si toco una mancuerna me voy a poner como Thor» o simplemente por falta de información.

Para aclarar conceptos y desmontar los falsos mitos que circulan alrededor del entrenamiento de pesas en mujeres, en este post os explicaremos por qué el entrenamiento de fuerza en mujeres es más que necesario.

«El cardio es mejor que las pesas para bajar de peso»

Horas, horas, horas y más horas pasadas sobre la cinta de correr buscando perder peso o «quemar la hamburguesa que me he comido el fin de semana» deben llegar a su fin. No estamos diciendo que el entrenamiento cardiovascular sea inútil (porque lo cierto es que beneficia a nuestra salud de muchas formas) ni que no queme calorías (que, evidentemente, las quema, como cualquier otra actividad física o deportiva). Pero optar por solo y únicamente hacer cardio es un grave error si lo que buscamos es perder peso.

El entrenamiento de fuerza, acompañado de una dieta adecuada a nuestras necesidades, nos permitirá crear masa muscular que, como hemos dicho en anteriores ocasiones, es el mejor «quemagrasas» que existe. La masa muscular requiere de energía para mantenerse «viva»: es decir, que consume calorías simplemente por el hecho de estar ahí. Ninguna carnitina o suplemento quemagrasas hace eso.

«Si entreno con pesas me voy a poner como Thor»

«No quiero verme masculina» o «en cuanto toco un par de mancuernas se me ponen los hombros como cocos» son dos de las frases más escuchadas cuando sugerimos que una chica debería entrenar con pesas. La menor cantidad de testosterona de las mujeres en relación a los hombres hace que crecer muscularmente sea más complicado.

«Si entreno con pesas me voy a hacer daño y me voy a lesionar»

Pues depende, como todo, pero esto no es exclusivo del entrenamiento con pesas: también puedes lesionarte al salir a correr o al llevar una mala posición en la bicicleta de spinning. Lo más importante a la hora de entrenar con pesas, sobre todo si eres principiante, es que conozcas bien la técnica de los ejercicios que vas a llevar a cabo: esto, sumado a un buen calentamiento y movilización de las articulaciones y a la elección de un peso correcto es lo que te va a garantizar que no te lesiones.

Es más, el entrenamiento de fuerza puede ayudarte a recuperarte de lesiones anteriores y a protegerte frente a lesiones futuras. Gozar de un buen tono muscular nos ayudará a proteger las articulaciones que suelen sufrir más en otros deportes, como por ejemplo el running: unas piernas bien entrenadas con ejercicios de fuerza protegerán nuestras rodillas, el habitual punto débil de los corredores.

«Entrenar con pesas solo es útil si quieres ser culturista»

Al contrario: el entrenamiento de fuerza es importante tanto para mejorar en otros deportes como para mejorar nuestra salud en general. En el caso de las mujeres es especialmente importante a la hora de reducir las posibilidades de sufrir osteoporosis: el estímulo del entrenamiento de fuerza mejora la densidad ósea, sobre todo en la mujer.

«Entrenando con pesas no tendré un cuerpo femenino»

Quizás no te suenen las palabras «recomposición corporal», pero son de suma importancia si tu objetivo al entrenar es estético. La «recomposición corporal» es, básicamente, perder grasa y ganar músculo (que es lo que buscamos la mayoría al entrenar) al mismo tiempo. Y esto se consigue con entrenamiento de fuerza y algo de cardio.

Para conseguir este objetivo de perder grasa y ganar músculo, es necesario basar el entrenamiento, sobre todo, en ejercicios multiarticulares realizados con peso libre (Circuito Funcional), además de cuidar mucho la alimentación. Lejos de conseguir un cuerpo masculino, lo que se consigue con este método es acentuar las formas del cuerpo femenino.

Estos son solo algunos de los grandes mitos alrededor del entrenamiento de fuerza en las mujeres que esperamos haber aclarado. Chicas, perded el miedo a las pesas: tienen muchos más beneficios de los que pensáis y os ayudarán a conseguir vuestros objetivos.

Fuente: Vitónica.

10 Alimentos «amigos» que te ayudarán a adelgazar.

Para mantener el peso “a raya” es necesario hacer esfuerzos en la alimentación. Por supuesto, no se trata de dejar de comer demasiadas cosas. Pero sí de intentar consumir y tener nuestra despensa llena de alimentos saciantes que nos ayudarán no solo a perder peso, sino también a no “coger” los kilos después de haberlos perdido. Aquí os muestro una lista de los mejores aliados con este fin, que a mí me ayudaron mucho en su momento a adelgazar bastantes kilos (un total de 17) y, después de cinco años, no haberlos vuelto a coger. En la vida todo es cuestión de constancia y de fuerza de voluntad. Y en este caso, también de conocimiento, que es el que nos ayudará mejor a conseguir nuestros objetivos.

ESPINACAS

Es una de las mejores verduras para consumir en la cena. Los vegetales de hoja verde son ideales para nuestra forma de comer saludable.

SALMÓN

Las virtudes del salmón son varias para perder peso. A destacar su contenido en omega 3, es decir, una grasa muy buena que limpiará nuestras arterias de colesterol. Y también, las proteínas de alta calidad que lo caracterizan, las cuales nos ayudarán a tener unos músculos fuertes que potenciarán la quema de grasas.

LEGUMBRES

En preparaciones ligeras y variadas, como pueden ser en ensaladas frescas, nos saciarán de manera potente durante más horas. Lo cual evitará los atracones o los descensos bruscos de azúcar en sangre, que es lo que suele provocar las ganas intensas de consumir hidratos por la noche, momento en el que solemos llegar con un hambre voraz.

BRÓCOLI

Esta verdura es muy saciante. Es perfecto para tomar en la cena y, a ser posible, no muy cocinado para que no pierda sus inmensas virtudes nutricionales. Consumirlo al vapor es una opción muy interesante.

KIWI

Esta fruta posee un alto contenido en vitamina C, por lo que tomarlo por la mañana ayuda a activar el metabolismo de nuestro cuerpo.

HUEVO

Es un alimento DIEZ en la alimentación, su versatilidad es maravillosa, pudiendo incluir su consumo no solo en las cenas, sino también en los desayunos porque te ayuda a picar menos entre horas.

AGUACATE

El aguacate es espectacular para mantener la línea y para que nuestras arterias estén bien limpias. Las grasas de esta fruta nos miman mucho. Lo más adecuado es consumirlo por la noche, acompañado de otras verduras. Si se toma durante un tiempo de forma constante se notan mucho sus efectos, porque ayuda a adelgazar.

ZUMO DE LIMÓN CON ESPECIAS

En este blog ya pusimos una receta fantástica, para tomar por las mañanas como coadyuvante en la eliminación de líquidos y como antinflamatorio. Basada en el zumo de limón con especias, sus efectos son alucinantes, y se notan a los pocos días de tomarlo.

QUESO FRESCO

El queso fresco 0% es uno de los mejores alimentos que se pueden consumir entre horas cuando solemos tener hambre, porque es muy, muy saciante. Además posee proteínas de alta calidad que cuidan muy bien de nuestros músculos, lo que es interesante para que el metabolismo esté activo.

ARROZ INTEGRAL

Las virtudes del arroz para la salud son muchas, pero además si el que consumimos es de tipo integral aumentan. Porque por un lado, su valiosa fibra nos sacia mucho más. Y por otro, porque contiene más vitaminas y minerales.

Beneficios del Entrenamiento Funcional.

El entrenamiento funcional es una disciplina que se ha puesto de moda en los centros deportivos. Consiste en trabajar los diferentes músculos del organismo a través de un circuito. Los ejercicios que se realizan durante este entrenamiento tratan de parecerse a la forma en que trabajan los músculos día a día.

A la hora de probar el entrenamiento funcional, las ventajas de su puesta en práctica van más allá del aumento de tu fuerza o resistencia aeróbica. Descubre una serie de beneficios del entrenamiento funcional que no conocías y observa los resultados.

Por qué probar el entrenamiento funcional.

Saber por qué probar el entrenamiento funcional es fácil. El entrenamiento funcional impulsa a tu organismo a tener buena salud y una sensación de bienestar general. Conoce todas las ventajas del entrenamiento funcional y añádelo a tu rutina de entrenamiento.

Facilita la quema de grasa.

Es cierto que la alimentación basada en una dieta sana y equilibrada es la clave para perder peso, pero si le añades la práctica del entrenamiento funcional verás como tus beneficios aumentan. Y es que el entrenamiento funcional no solo te ayuda a quemar grasa, también te ayuda a mejorar la fuerza de tus músculos, así como la resistencia y el aumento del metabolismo.

Mejora la postura del cuerpo.

La cantidad de acciones que puedes llevar a cabo día a día como el estrés o un ritmo de vida agitado, y sus incorrectas posturas pueden derivar en desequilibrios musculares. Introducir el entrenamiento funcional a tu rutina favorecerá la corrección de las malas posturas y los desequilibrios musculares.

Mayor estabilidad.

El entrenamiento funcional trabaja en cada sesión la flexibilidad, la estabilidad base del cuerpo, el equilibrio, la movilidad y el entrenamiento de fuerza. Esta combinación de disciplina otorga a tu cuerpo una estabilidad completa favoreciendo el fortalecimiento y la salud correcta.

Complemento deportivo.

Realizar entrenamientos funcionales sirve tanto para mejorar tu salud, como para complementarlo con otro deporte. Y es que se trata de una actividad perfecta para el acondicionamiento gracias a sus ejercicios. El entrenamiento funcional mejora la relación entre el sistema nervioso y el musculoesquelético, obteniendo así patrones de movimientos rápidos, de reacción y con gran alcance.

Mejora la fuerza del núcleo.

El entrenamiento funcional repercute directamente en la activación del núcleo. Este gesto sirve para estabilizar la columna vertebral contra la fuerza externa. Para conseguirlo has de seguir una serie de patrones de movimiento y posiciones. Es por eso que debes  imitar las posturas de los entrenamientos en el día a día para conseguir este beneficio.

Reduce la probabilidad de sufrir lesiones.

Más allá de corregir tus posturas y ofrecer beneficios para el cuerpo, el entrenamiento funcional también te ayuda a evitar las lesiones. El hecho de imitar los movimientos del entrenamiento en el día a día y viceversa, favorece el fortalecimiento de músculos y articulaciones. De este modo el riesgo de sufrir algún tipo de lesión disminuye considerablemente.

Beneficios sociales.

Cada actividad que suponga trabajar en grupo es beneficiosa para las relaciones sociales. El entrenamiento funcional es una ejercicio colectivo que favorece las relaciones interpersonales. Más allá de los beneficios deportivos y físicos del entrenamiento funcional, puedes entablar nuevas relaciones.

¿Qué te parece el entrenamiento funcional? ¿Te atreves a probarlo? No lo dudes y descubre los resultados.